4.3.08

El Nazareno de Achaguas. Historia y anécdotas


Al lado de la Plaza Bolívar de la población de Santa Bárbara de Achaguas, en el estado Apure, se encuentra el santuario que cobija la imagen del Nazareno. La catedral de esa población llanera ha sido testigo de las más diversas expresiones de la fe católica, sus protagonistas son gente que viene de todos los rincones de Venezuela y de otros países. La imagen tiene un significado mágico, donde se mezcla la devoción, lo trascendental, la esperanza, el culto, la divinidad, con las creencias populares y la vida de un pueblo que se apega su santo, como ayuda y fortaleza en sus debilidades, calamidades y problemas.

Eduardo Hernández Cartens (1985) en sus obra La Venerada y Milagrosa Imagen del Nazareno de Achaguas dice “En la Iglesia de la bicentenaria ciudad de Achaguas, se venera desde 1.835, un milagrosa imagen de Jesús nazareno, donada por el entonces Presidente General en Jefe José Antonio Páez, obra del tallista (José ) Rada. Pagó así el General Páez su promesa, formulada mientras imploraba la protección divina, unas horas antes de partir rumbo a Carabobo”.

Acotando que “La ciudad de Achaguas fue durante la guerra por la independencia, el centro de poder económico y militar de Venezuela, al disponer en abundancia, del único medio de transporte que era el caballo y de la riqueza ganadera para la alimentación de los ejércitos”.

Además señala que “desde la ciudad de Achaguas partió el 10 de mayo de 1.821, el ejército de Apure al mando del general Páez, rumbo a la sabana inmortal de Carabobo. Eran 1.500 hombres de caballería y 1.000 de infantería. Arreaba dicho ejército en la misma oportunidad 2.000 caballos de reserva y 4.000 novillos con destino a la Intendencia del Ejército patriota bajo el mando supremo del Libertador Simón Bolívar”.

A través del tiempo y con base en la imagen del Nazareno se han tejido las más increíbles anécdotas, escribiéndose así su historia, convirtiéndose en un mito del llano apureño: curaciones, solución de problemas cotidianos,milagros, bodas. En su museo,contiguo a la iglesia, se pueden observar ofrendas, de todo tipo, que testimonian sus “milagros”.

A las puertas del templo se suelen escuchar muchos de esos testimonios de fe. Siempre se recuerda todos los miércoles santo, día de la procesión del Nazareno, que en muchas ocasiones la imagen no “ha querido salir de la iglesia”, asimismo en otras oportunidades, cuando han pretendido meter la imagen al templo “este no ha querido entrar y tienen que darle otra vuelta”. Dicen que “se pone pesado, para no salir o se pone más grande, que no cabe por la puerta de la iglesia”.

En otra oportunidad escuchamos que había una señora que estaba muy enferma, la procesión debía pasar por frente de su casa, quienes llevaban al Nazareno no pudieron continuar,"se puso pesadísimo"dijeron quienes echan el cuento, la imagen quedó frente a la residencia de la anciana, ésta se levantó de la cama y salió a ver la imagen, la procesión continuó, regresó a la cama y falleció.

En el museo que crearon un grupo de damas fieles se encuentran todos los trajes que ha usado el Nazareno. Estos son donados como “promesa” por personas que han sido beneficiadas por las bondades del santo. Pero hay uno, "aquel que está allá" que a pesar de tener las mismas medidas que los demás, "nunca se lo ha dejado poner”.

Durante años y años llegan a Achaguas fieles y peregrinos de todo el país, turistas extranjeros, que también se unen a rendir culto a la imagen del Nazareno de Achaguas. Llegan peregrinando de rodillas, a pie, en sillas de ruedas, vestidos de morado, a cumplir con las promesas que hicieron en momentos difíciles de la vida, hasta encontrar muchos de ellos de manera milagrosa, solución a sus problemas o peticiones.

El historiador Pedro Pablo Olivares nos cuenta una anécdota que “el vivió”: Una señora del pueblo, de las que acostumbraba ir a la iglesia y además lo ayudaba a vestir, cayó enferma y dijo que iba a morir después que viera al Nazareno. Comenzó la procesión y los fieles llevaron la imagen a casa de la señora, entraron y trajeron a la enferma, ella levantó la cara observó la imagen y en ese instante murió. Se cumplió su deseo.

Ver de cerca y tocar al Nazareno, además de difícil, es impresionante, se siente un halo de misterio y de mucha energía. Quienes han tenido la oportunidad de hacerlo, saben de que le estoy hablando. En el llano apureño se siente un gran respeto y admiración por esta imagen, creo que todos en algún momento “nos hemos encomendados” a su manto de protección, esperanzados en la solución divina de muchos de nuestros problemas o calamidades.

Cada año en época de Semana Santa, Achaguas y Venezuela entera, se unen en su peregrinar para rendir culto a la imagen del Nazareno, testimoniando así su fe como pueblo católico. La noche del miércoles santo, una multitud camina al paso del santo, con velas encendidas, rezos y plegarias, en un largo recorrido por las calles principales de esta tierra llanera. Es una procesión donde se respira fervor, calor humano y divino. Hay que estar allí para sentirlo.

Cada año aumentan los testimonios de fe por los milagros atribuidos a la imagen mística del Nazareno de Achaguas en el estado Apure.
Foto cortesía de Foto Estudio Armenia

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con usted, hay que estar alli para sentirlo porque algo que no se puede explicar con palabras, escapa de nuestras posibilidades humanas, solo puedo concluir que esla grandeza y divinidad de nuestro señor Jesucristo.
Ir a la procesion del Nazareno de achaguas y poder tocarlo es una de las bendiciones mas grandes y la experiencia mas maravilosa para un devoto.

Anónimo dijo...

ESTOY DE ACUERDO CON USTED, TUVE LA GRAN OPORTUNIDAD DE IR A VISITARLO Y ES LA IMAGEN MAS IMPONENTE, MAJESTUOSA Y SUBLIME, QUE HE VISTO EN MI VIDA . ADEMAS DE LA ENERGIA QUE EMANA EN EL SANTUARIO. ES UNICO.
EL NAZARENO BENDITO DE ACHAGUAS BENDIGA A TODA VENEZUELA, PORQUE CADA DIA CUANDO VEO TODO LO BELLO QUE TENEMOS ME SIENTO MAS ORGULLOSA DE SER VENEZOLANA.